sábado, 8 de marzo de 2014

Más espacios compartidos


Hace unas semanas os hablaba del concepto "espacio compartido" Aquí y aquí y la posibilidad de ser aplicado en pequeñas calles de barrio de muy baja densidad de tráfico, tanto rodado como peatonal. A algunos os pareció buena idea pero otros me hablabais de los peligros de localizar en un mismo espacio coches y peatones, los posibles atropellos, la inseguridad y el peligro que ello debía suponer. Os puse ejemplos de otras ciudades pero al tratarse de la "civilizada Europa" considerasteis que no se podrían transponer a nuestro país y mucho menos a nuestra ciudad.

Lo que intentaba deciros es que no es tanto la actitud o el civismo del ciudadano lo que determina el éxito de este modelo (que también) sino las características del modelo en sí. En un entorno en el que las señales y las preferencias no están claras uno no acelera el paso salvo que sea un cafre o un kamikaze. Al desaparecer los semáforos, las señales de preferencia de paso, los pasos de peatones, las marcas viales... y unificar el pavimento generando una aparente situación de descontrol, peatones, ciclistas y automovilistas SE VEN OBLIGADOS A NEGOCIAR, se fomenta el CONTACTO VISUAL, y se CALMA EL TRÁFICO RODADO.

Y hablaríamos de todo esto en un espacio diseñado ad hoc, pero me gustaría enseñaros cómo la "confusión" y el no tener clara la preferencia de paso o por el contrario, tener clara la presencia de peatones, puede convertir un "peligroso" cruce de avenidas en un lugar en el que el tránsito no se detiene pero discurre en igualdad de condiciones. Y todo esto en un lugar sin una preparación urbanística adecuada y que se sigue guiando por la señalización y segregación tradicional.

Sí, sé perfectamente que se trata de una ocasión puntual y especial y que no estamos hablando de un lunes a las siete de la tarde pero sólo pretendo que os fijéis cómo coches y peatones pueden interactuar de una forma más humana cuando no saben "quién manda" en el espacio urbano. Desde el momento en el que dejamos claro que el vehículo privado es el rey en la ciudad, estamos perdidos.

Vuelvo a repetirlo, para que se me entienda. No estoy queriendo decir que haya que aplicar este modelo ahí mismo, ni en la Plaza de España, ni en la Avenida de Mirat... Sólo quiero decir que si un cruce de esta entidad puede funcionar de manera puntual como se ve en las imágenes, es evidente que una pequeña calle de barrio en la que peatones, ciclistas y automovilistas compartieran espacio y diseñada para este fin, con los elementos adecuados para calmar el tráfico, no tendría por qué generar ningún conflicto o problema de seguridad, sino al contrario.




Comentarios, puntualizaciones, sugerencias, discrepancias, troleo... Casi todo es bien recibido.

Y para los que nos perdimos el concierto de "León Benavente" el jueves pasado, os dejo esto:



2 comentarios:

  1. Pondría mi opinión pero como no es positiva no esta bien vista.

    ResponderEliminar
  2. hola hijo saludos mama

    ResponderEliminar