lunes, 24 de febrero de 2014

El aparcamiento de Comuneros II

A juzgar por la avalancha de información, propaganda y promesas en torno al posible futuro aparcamiento subterráneo de Comuneros, uno tiene la sensación de que para la corporación municipal este parking es (extrañamente) un proyecto irrenunciable y en lugar de plantear un debate abierto a la ciudadanía en el que se expongan sus pros y sus contras, han emprendido una suerte de reuniones "sectoriales" en las que regalan los oídos a cada colectivo ciudadano intentando ablandar su reticencias a la puesta en marcha de esta infraestructura. A los comerciantes les dicen que sus clientes contarán con descuentos o estancias gratuitas de 15 minutos, a los colegios que harán la vista gorda con la doble fila, a los hosteleros que les facilitarán las licencias de terraza y a los vecinos que se reformará la Alamedilla y en paralelo se acondicionará el solar de la calle de la Radio para habilitar (según últimas noticias) más de 300 plazas gratuitas.

Aunque éste no es el tema que voy a tratar, sólo os invito a que os pongáis en el pellejo de la constructora que será la que asuma el coste de la obra y la que pretenderá amortizar el aparcamiento en un periodo razonable de tiempo para pasar a obtener beneficios, algo lógico y normal y motivo por el cual desde el Ayuntamiento se nos cuenta lo del "coste cero para los salmantinos" ¿Invertiríais varios millones de euros a sabiendas de que os van a montar al lado un aparcamiento gratuito con la misma capacidad que el vuestro? La lógica económica y el sentido común nos dicen que no, verdad? ¿Qué constructora va a estar dispuesta a arriesgar su dinero en un aparcamiento sin generar en su entorno la falsa necesidad y la única alternativa de su uso? Ahí os lo dejo, pensad lo que queráis.

Y ahora a lo que voy: Parece que la última promesa para apaciguar la protesta social es la de acondicionar el solar de la calle de la Radio con un aparcamiento gratuito en superficie de 300 plazas. Hace poco aquí presenté un "proyecto" alternativo (alternativo, no complementario) al aparcamiento subterráneo de Comuneros que consistía en habilitar parte de esa parcela dotacional en la calle de la Radio como aparcamiento en superficie. Aunque mayoritariamente ha sido bien recibido y muchos ciudadanos y colectivos sociales comparten esta idea, algunos han criticado su "escasa" capacidad y han sugerido ocupar una mayor superficie para aparcamiento eliminando lo que para ellos son elementos superficiales, caros y prescindibles como el arbolado, los huertos urbanos o las pistas deportivas. 

A mí me apenaría que muchos ciudadanos dejasen de oponerse al aparcamiento subterráneo en Comuneros siempre y cuando se pusiese en marcha en paralelo el de la Calle de la Radio. Digo que me apenaría porque demostraría que los motivos que les mueven contra este parking difieren sensiblemente de los míos. Resumiendo: Me temo que a muchos ciudadanos lo que les mueve es la máxima "cuanto más aparcamiento mejor mientras las obras no me afecten directamente" y en base a esta afirmación he oído propuestas tan salvajes y estrambóticas como la de "que lo hagan, pero debajo de La Alamedilla y así no afecta a la circulación"  

Hemos conseguido hacer de la lógica económica el centro de nuestra sociedad y de la circulación motorizada el centro de nuestro urbanismo y así difícilmente llegaremos a buen puerto o conseguiremos ciudades y sociedades en las que prime el bienestar y la satisfacción de la comunidad, así que cuando planteo un aparcamiento con una capacidad relativamente limitada, con presencia de arbolado, compatible con otros usos, con un tratamiento del pavimento que se aleje lo máximo posible del asfalto... la gente piensa que lo hago para que quede "más bonito" y que pretendo venderles una serie de aditamentos prescindibles que lo único que hacen es estorbar y mermar el número de plazas que se podrían sacar si optáramos por asfaltar y dar cabida al mayor número posible de coches. Prima el "cuantos más coches quepan ahí, mejor" 



¿Para qué y por qué todas estás "bobás" si es mucho más barato y caben más coches en algo así? Que será posiblemente lo que se acabe haciendo en la calle de la Radio, ya que parece que la satisfacción de muchos ciudadanos es directamente proporcional al número de plazas que se habiliten ya que cualquier otro factor urbano les es totalmente ajeno. 


Parece mentira que tenga que explicarlo pero si planteo un aparcamiento con esas características no es únicamente por una cuestión estética o de "perroflauta comeflores que odia los coches" sino que tiene su razón de ser y creedme que su importancia para la vida, la salud y el equilibrio de nuestras ciudades.

¿Por qué árboles? ¿Por qué proyecto un espacio en el que los espacios de aparcamiento se intercalan con una fuerte presencia de arbolado urbano con posibilidades de desarrollar cierto porte?

   - Aunque vivamos en plena era tecnológica, todavía no hemos descubierto la máquina de producir oxígeno, elemeno indispensable para la presencia de la vida humana. Un solo árbol con cierto porte es capaz de absorber todo el CO2 que producen 6 vehículos a lo largo de un año y que son aproximadamente 10 toneladas. Lo lógico en un entorno urbano que se precie de sostenible será buscar un equilibrio que redunde en el beneficio de todos.

   - La presencia de arbolado no sólo absorbe el CO2 y produce oxígeno sino que es capaz de fijar partículas nocivas ambientales (muchas de ellas fruto de la combustión de hidrocarburos) en los estomas, poros en la superficie de sus hojas, y que son absorbidas por el agua presente en ellas. A lo mejor vosotros preferís que lo haga vuestra pleura, yo prefiero dejar este cometido a las hojas de un árbol.

     - Llevándolo a lo más local y al caso que nos concierne. Un vehículo no sólo genera polución durante sus desplazamientos sino que un 16% de sus emisiones de hidrocarburos proviene de la evaporación que se da en los sistemas de distribución de combustible en los periodos en los que el coche permanece parado pero con su motor aún caliente. Este tipo de contaminación se hace por lo tanto más presente en espacios de gran concentración de vehículos aparcados, como es el caso. Se ha demostrado que la presencia de arbolado (un 50% de su superficie) reduce en más de un 8% estas emisiones por evaporación y ya hay ciudades que contemplan en su ordenanza municipal la presencia de un porcentaje mínimo de superficie arbolada en los espacios de aparcamiento, como puede ser el caso de Davis, California:


   - La presencia de arbolado incide directamente en la regulación de la temperatura urbana. El árbol contribuye a suavizar las temperaturas tanto en verano como en invierno, y estamos hablando de varios grados centígrados. ¿Qué beneficios conlleva? Pues además de la evidente mejora en el bienestar, un menor despilfarro económico. Sólo os invito a imaginaros en pleno mes de julio yendo a recoger el coche que habéis dejado aparcado en mitad de una plataforma de asfalto en la que no crece ningún árbol. No es que vayáis a gastar más aire acondicionado, es que la presencia del asfalto absorbiendo toda la radiación solar y el calor que disipan tanto los propios vehículos como los medios de refrigeración artificiales generan un círculo vicioso de mayor calor ambiental y mayor necesidad de gasto en generación artificial de condiciones higrotérmicas adecuadas para el bienestar humano.

   - ¿Y por qué opto por otro tipo de pavimento "más caro" y no sólo por asfalto? Existe algo que se llama "albedo" y que no es más que el porcentaje de radiación que una superficie refleja en relación a la que incide sobre la misma. El asfalto contribuye a generar esas "islas de calor urbanas" Por otro lado la presencia de arbolado y de sombra, ralentiza notablemente la evaporación de los componentes volátiles del asfalto, su durabilidad y por ende su necesidad de mantenimiento.

   - No sólo eso, sino que un pavimento poroso, permeable, unido a la presencia de arbolado, facilitarán el ciclo del agua. El agua de lluvia cae, parte se filtra hacia los cauces y parte se evapora. En Salamanca tenemos un ejemplo claro en nuestro casco histórico de nefasta gestión del ciclo del agua. Apenas hay presencia de arbolado y se han pavimentado las calles con granito, material impermeable ¿Qué sucede con el agua subterránea que tiene que aflorar en superficie y evaporarse? Pues que busca el camino más sencillo y asciende por capilaridad por los elementos más porosos y en este caso es la piedra de Villamayor del zócalo de nuestros principales monumentos. Pasad por la calle de las Úrsulas y pasad el dedo por la base de los edificios: SE DESHACEN, literalmente. Así que me sorprende que unos vecinos que están tan preocupados por la estabilidad de sus edificios por la presencia de un arroyo subterráneo en Comuneros, NO SE MUESTREN TAN CONCIENCIADOS CON LA NECESIDAD DE ARBOLADO DE PORTE EN LA ZONA ya que se trata de algo BÁSICO, ESENCIAL, para establecer un correcto ciclo del agua y evitar la erosión del terreno.

Creo que ya he dado razones suficientes y de calado pero si queréis sigo:

   - Siguiendo la lógica económica de nuestro sistema y para los que sólo entienden ese lenguaje les diré que un árbol es un negocio, es dinero para todos. Son miles de euros los que nos ahorramos en el control de la contaminación del aire, en recursos sanitarios, en agua reciclada, en el control de la erosión del suelo, en la producción artificial de frío y calor.

   - La presencia de arbolado reduce la contaminación acústica y por ende mejora las condiciones de confort del ciudadano. La percepción humana de los sonidos también es importante, ya que al bloquear visualmente el origen del ruido, la percepción de la cantidad de ruido que realmente escuchamos disminuye.

   - Y sí, también entran en juego motivos estéticos. Yo no sé hasta qué punto los vecinos cuyas ventanas vierten al solar de la calle de la Radio prefieren la imagen de una superficie asfaltada plagada de coches o la de las copas de los árboles. La presencia de árboles también incide en la biodiversidad, y en la relación del ciudadano con su entorno paisajístico, así como los beneficios de contar con un ecosistema lo más equilibrado posible.

   - También estaríamos hablando de que la presencia de arbolado incide en una mayor identificación del ciudadano con su entorno natural y un mayor fomento de la relaciones humanas, la estancia, la participación, el intercambio de ideas y el intercambio económico. Supongo que la vinculación del ciudadano con el espacio público es inversamente proporcional a su hostilidad. Un entorno árido, duro, no confortable... aparecerá como un elemento disfuncional en el entorno urbano y un factor de desequilibrio a la larga, a todos los niveles. 


¿Por qué busco un espacio urbano de calidad y además introduzco variedad de funciones en el solar de la calle de la Radio no limitándolo al mero aparcamiento? 

   - Porque existen otros factores a tener en cuenta como es la seguridad y la vigilancia pasiva. La presencia de arbolado y el establecimiento de otras actividades (huertos urbanos, pistas deportivas...) generan cierta actividad que permite a la comunidad actuar involuntariamente como elementos disuasorios de la criminalidad. Esto lo explica muy bien la gran urbanista Jane Jacobs y su concepto de "ojos en la calle" Actualmente el solar de la calle de la radio, tal y como está, como un barrizal que sólo admite la función desordenada de aparcamiento, genera una mayor situación de inseguridad, sobre todo a ciertas horas de la noche. Como ejemplo nos sirve el atraco que hace pocos días tuvo lugar en ese mismo lugar a plena luz del día.

   - Y podríamos hablar también de la componente psicológica. Hay estudios que demuestran una mayor estabilidad emocional en un entorno arbolado. Tampoco estaría demás hablar de la incidencia de las radiaciones ultravioletas en nuestra salud (cataratas, piel, irritaciones... La relación del arbolado urbano con la salud va mucho más allá de las enfermedades respiratorias) pero ya sería rizar el rizo y si habéis llegado hasta aquí y no habéis dejado el texto a medio leer, me doy con un canto en los dientes.

Así que por favor, demos al espacio urbano el valor que se merece y seamos capaces de entender las relaciones e imbricaciones de los centenares de elementos de toda índole que conforman la vida urbana (o al menos parémonos a pensar en ellos antes de decir que algo es una "bobá" o que lo que realmente nos beneficia o sale más barato es extender una capa de asfalto y disponer el mayor número de plazas de aparcamiento posibles)

Ahora espero vuestras observaciones, críticas, participación, puntualizaciones, correcciones... 


8 comentarios:

  1. A mi me parece estupido que hagan los dos aparcamientos, pero tu alternativa desde luego parece muy bastante descafeinada.

    Veo bien la idea general, pero no veo bien algunos detalles.

    El arbolado lo veo bien solo si es arbol con porte. Los palitos dan grima. Ahora bien, si pones arboles tendras que "amurallarlos". Solo hace falta ojos e ir a cualquier aparcamiento con arboles. O los blindas o no duran.

    Dices que los huertos o las canchas generan presencia y evitan otros problemas. Sera en otras ciudades. En Salamanca en la totalidad de todos los sitios donde hay algo deportivo en la calle lo que se ve es lo contrario. Todos, la totalidad del material deportivo acaba roto. Por tanto lo siento pero lo que dices es fantasía. Que venga en tus fantasiosos libros no implica nada. En la realidad yo si veo lo contrario.

    Lo siento por ti, pero los huertos urbanos en una finca como esa no duraran. Están lejos de edificios y estaran tapados por los arboles. Ergo, no duraran.

    Yo lo que propongo es un aparcamiento con arboles pero sin canchas ni huertos. Mas que nada porque no duraran y sera malgastar el dinero.

    De todas formas poner arboles rodeados de coches me parece que es una idea un poco cutre. los arboles romperan la acera y los coches destrozaran sus troncos. Me apiado de esos pobres arboles.

    ResponderEliminar
  2. Oh sobre tu "vigilancia pasiva", cuanto mas obstáculos visuales mas fácil es que haya problemas...

    ResponderEliminar
  3. bueno, pues nada, como todo se rompe y todo se estropea, mejor no poner nada que nos cueste dinero...y por supuesto, si son árboles, ni hablar, en esta ciudad es tabú hablar de árboles salvo cuando se trata de podarlos como si no hubiera un mañana...en fin...así nos va.

    Al lío: Me parece una idea perfecta, tanto lo de los árboles como lo de aprovechar el espacio para dotaciones públicas de las que adolece esta ciudad. No estoy de acuerdo con las explanadas de asfalto como las que se han puesto en Prosperidad, pues son zonas inhumanas a más no poder. Sólo sirven como cementerio de vehículos.

    Otra cosa...por lo general, las zonas (pocas) deportivas públicas que hay en laciudad (me vienen a la mente las canchas de baloncesto y futbito del parque picasso, y las pistas del parque de los jesuítas) gozan de bastante aceptación y no veo que estén rotas, al menos no constantemente...pero claro, el mobiliario urbano hay que mantenerlo!!

    ResponderEliminar
  4. Me parece bien la propuesta de este tipo de aparcamientos alejados de las playas de aparcamiento desértico y también la combinación con otros posibles usos como pistas deportivas, a los que yo añadiría que podría incluir algun tipo de actividad o servicio "explotable" económicamente, ya sea público o privado y que genere más actividad y presencia en un horario más amplio que no solo el tiempo de ocio. Y en respuesta a anteriores comentarios: si el criterio para hacer cualquier intervención es que no dure o que se lo carguen, hagamos una ciudad de hormigón continuo.
    En Valladolid existe el aparcamiento de la feria de muestras, que es una playa relativamente cercana al centro y a varias sedes institucionales cuya peculiaridad es que es gratuito para usuarios de vehículos con más de dos usuarios y de pago para el resto. Este aparcamiento incorpora algunas líneas de arbolado que son un quiero y no puedo pero que no dejan duda a los usuarios de cuales son las plazas más valiosas en verano y a los vecinos supongo que algo de calor quitarán.

    ResponderEliminar
  5. Me parece que con lo de los árboles pinchamos en hueso en este pueblo nuestro. Hay una "dendrofobia" instalada en el personal digna de estudio. Un árbol siempre es un peligro para el salmantino: "se mete en tu casa" (debe de tener tentáculos o algo: Sr. Alcalde, que vengan con la motosierra ya, que ya mañana me habrá comido), sus ramas pueden troncharse y aplastarte en cualquier momento (aquí la gente no es coherente del todo porque no veo a nadie cambiarse de acera por un árbol), estorba para hacer obras (y poner todo liso con baldosas de granito "como Dios manda"), quita las vistas (vistas tan espectaculares como la vía del tren, en este caso), mancha la calle (y esto te lo puede decir el mismo que baja a su perro a cagar en los alcorques), y además de todo esto no puede vivir por sí mismo. Cada dos años hay que dejarlo sin ramas "por su bien".

    Hace falta un apóstol, un nuevo Félix Rodríguez de la Fuente urbano que conciencie a la gente de la importancia de los árboles, porque si no vamos al desierto.

    Tiemblo ahora que están desbrozando el río. Lo que han hecho hasta ahora está bien: quitar un par de árboles que corrían verdadero peligro en el puente de Salas Bajas y supongo que seguirán quitando la vegetación que hay a los lados del Puente Romano (en este caso sí que quita la vista). Pero por ahí proyectado está talar (no es otra cosa esta "poda") todos los chopos altos a 1/3 de su altura. Resultado esperable: se puede ver en el parque de Huerta Otea, por la parte del Clínico. De lo que era una chopera quedan cuatro árboles medio pochos y un montón de troncos secos.

    Otra cosa más: si las cosas no duran y hay gente que las estropea, pónganse medios para evitarlo. Es que cuando uno hace una infraestructura o un equipamiento tiene que preparar un presupuesto de construcción y otro para mantenimiento después: una mano de pintura a bancos y papeleras de vez en cuando, que las fuentes funcionen en verano, reparar ese columpio roto por el uso, reponer plantas secas. Y si hace falta se podía contratar hasta un vigilante. Eso es economía sostenible y dar trabajo a gente, no hacer el jardín del siglo aprovechando fondos europeos o de no sé quién, dejar que se eche a perder todo a los pocos meses (también lo descuidado llama a romper y vandalizar), tenerlo 5 años hecho un asco y a las siguientes elecciones prometer hacer otra gran obra, con la que trabajan tres meses los constructores. Y habrá quien les vote por ello. Por este motivo me muestro tan reacio a cualquier tipo de obra, porque sé que aunque quede bien no se van a preocupar de cuidarlo.

    ResponderEliminar
  6. Aquí dejo yo la propuesta mía.
    Arboles, aparcamiento y una pequeña zona verde con vegetación y unos pequeños huertos.
    https://skydrive.live.com/redir?resid=C334AF8FC91A30F5!2442

    Creo que no estaría nada mal un concurso de diseño entre todos los vecinos del barrio

    ResponderEliminar
  7. los arboles tambien dan sombra

    ResponderEliminar